Ultraconfort

¿Te lloran los ojos cuando te acuestas?

Aunque te parezca extraño, el hecho de que tus ojos lloren mientras duermes es más común de lo que imaginas. ¿La razón? La presión que ejerces sobre ellos al acostarte de lado impide que se cierren completamente, generando esa incómoda acumulación de lágrimas. Pero no te preocupes, porque aunque resulte molesto, el llanto nocturno tiene su explicación y, en muchos casos, tiene solución.

Las lágrimas, esas gotitas saladas que a veces nos traen consuelo y otras simplemente incomodidad, son producidas por las glándulas lagrimales. Estas glándulas, activadas por diversos motivos, buscan mantener nuestros ojos libres de agentes extraños y desechos. Sin embargo, cuando la producción de lágrimas es excesiva, puede ser un indicio de que algo no está funcionando correctamente.

Pero, ¿cuáles son los procesos que intervienen en la producción de lágrimas? Estas pequeñas gotas no solo mantienen nuestros ojos lubricados y protegidos de partículas, sino que también desempeñan un papel importante en nuestro sistema inmunológico al actuar contra infecciones.

La producción de lágrimas comienza con unas glándulas ubicadas en la piel de los párpados superiores. El parpadeo, un movimiento que a menudo pasamos por alto, es esencial, ya que promueve la expulsión de las lágrimas. Además, otras glándulas entran en acción, produciendo aceites vitales que evitan la rápida evaporación y el derrame de las lágrimas.

"Te-lloran-los-Ojos-Cuando-te-Acuestas-Descubre-las-razones-y-cómo-aliviarlo"

Pero, ¿por qué tus ojos lloran al dormir? Aquí te presentamos algunas de las razones más comunes:

1. La gravedad: Cuando te acuestas, la gravedad deja de actuar en el proceso de drenaje lagrimal, lo que impide que las lágrimas fluyan correctamente por los conductos. En pocas palabras, la inactividad de este proceso genera la acumulación de líquido en los ojos al dormir.

2. Presión facial: Si acostumbras a dormir de lado, la presión ejercida sobre tus ojos puede impedir que se cierren por completo, generando sequedad y, como resultado, llanto. Cambiar la posición en la que duermes puede ayudar a evitar este problema.

3. Bostezar: El acto de bostezar puede contraer los músculos alrededor de los ojos, presionando las glándulas lagrimales y provocando lágrimas. Este fenómeno es más común al acostarse, especialmente cuando te sientes más cansado al final del día.

4. Ojos secos: El exceso de lagrimeo puede ser un síntoma común de ojo seco. Factores como alergias, el uso incorrecto de lentes de contacto, exposición prolongada a pantallas, viento o aire seco, entre otros, pueden contribuir a esta condición. Consultar a un médico y usar lágrimas artificiales puede ser útil.

5. Conducto lagrimal obstruido: Principalmente común en niños, este trastorno puede deberse a defectos de nacimiento, infecciones, lesiones, cambios relacionados con la edad o tumores. La obstrucción impide que las lágrimas se evacuen adecuadamente, llevando a la acumulación y al llanto.

6. Infecciones oculares: Afecciones como la blefaritis, conjuntivitis, orzuelos o infecciones en el saco lagrimal pueden causar lagrimeo excesivo. Cuando estás acostado, las lágrimas tienen dificultades para salir por los conductos, empeorando los síntomas.

Entonces, ¿qué hacer si te lloran los ojos y no paran? En primer lugar, no te alarmes. Prueba medidas preventivas como dormir un poco más, disminuir el tiempo frente a pantallas y agregar humedad al aire con un humidificador. Si el problema persiste, considera utilizar lágrimas artificiales, cambiar de posición al dormir, y consultar a un médico si es necesario.

Recuerda que el llanto nocturno no siempre es motivo de preocupación, pero es crucial prestar atención a su persistencia y buscar ayuda médica si es necesario. El bienestar de tus ojos es esencial, y entender las causas del lagrimeo te ayudará a tomar medidas para aliviar la incomodidad. ¡Duerme bien y cuida de tus ojos!

La salud ocular y la calidad del sueño están interconectadas. Al cuidar de nuestros ojos, estamos invirtiendo en nuestro bienestar general. La prevención, el conocimiento y la acción proactiva son elementos clave para asegurar no solo una buena noche de descanso sino también una visión clara y saludable.

En sus 40 años de experiencia, Ultraconfort no solo ha proporcionado productos de calidad para mejorar el sueño, sino que también ha fomentado un enfoque integral hacia el bienestar. Considerar la relación entre el sueño y la salud ocular es una muestra más de su compromiso continuo con la comodidad y la atención al cliente.

Compártelo en redes sociales:

Entradas relacionadas

Suscríbete a nuestra Newsletter

Scroll al inicio